Adenocarcinoma difuso gástrico: causas síntomas y tratamiento.

El adenocarcinoma difuso gástrico, también conocido simplemente como cáncer de estómago, es un tipo de tumor que se origina en las células que recubren las glándulas del estómago. Suele estar causado por el reflujo ácido y los daños en el revestimiento del estómago.

Este artículo tratará de las causas, síntomas, fases de desarrollo, diagnóstico, opciones de tratamiento, pronóstico «escrito por personas, para personas» y prevención del adenocarcinoma difuso gástrico. Es importante conocer este tipo de cáncer y sus posibles consecuencias para buscar una detección precoz y un tratamiento adecuado.

Adenocarcinoma difuso gástrico.

¿Qué es el adenocarcinoma de estómago?

El adenocarcinoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en el revestimiento más interno del estómago. Comienza en las células que forman la mucosa, que es el revestimiento del estómago que produce moco. El cáncer puede extenderse a otras capas del estómago.

Adenocarcinoma Difuso Gástrico: Causas Síntomas Y Tratamiento.

El adenocarcinoma es el tipo más frecuente de cáncer de estómago, y representa aproximadamente el 90% de los casos. Suele empezar en el tejido glandular del revestimiento del estómago. Hay algunos subtipos de adenocarcinoma, como el tipo difuso y el tipo intestinal, siendo el tipo difuso especialmente agresivo y con más probabilidades de ser hereditario.

El tumor de estómago, también conocido como cáncer gástrico, comienza cuando se forman células cancerosas en el revestimiento interno del estómago. Este tipo de cáncer suele crecer a un ritmo lento durante muchos años. Sin embargo, no se conoce la causa real del cáncer de estómago, pero hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad.

El tipo más frecuente de cáncer de estómago es el adenocarcinoma, que afecta a las células del revestimiento más interno del estómago. Es esencial conocer las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento disponibles para este tipo concreto de cáncer.

Causas del adenocarcinoma de estómago

La causa exacta del adenocarcinoma de estómago no está clara. Sin embargo, existen ciertos factores de riesgo que pueden contribuir al desarrollo de este tipo de cáncer. Estos factores de riesgo incluyen una inflamación de larga duración del estómago, un trastorno médico denominado enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y un tipo de bacteria conocida como infección por Helicobacter pylori.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer de estómago son el tabaquismo, el sobrepeso o la obesidad, sedentarismo, una dieta rica en alimentos salados y ahumados, y ciertas mutaciones genéticas hereditarias. Es esencial tener en cuenta que, aunque estos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de estómago, muchas personas a las que se diagnostica esta enfermedad no tienen factores de riesgo conocidos.

Adenocarcinoma Difuso Gástrico: Causas Síntomas Y Tratamiento.

El adenocarcinoma de estómago puede atribuirse a varias causas, siendo la más común el daño en el revestimiento del estómago. Este daño puede ser el resultado de una inflamación prolongada, una enfermedad conocida como gastritis crónica, que puede estar causada por la infección por Helicobacter pylori.

Además, factores relacionados con el estilo de vida, como el hábito de fumar, una dieta rica y abundante en alimentos salados o ahumados, y no olvidar los factores genéticos también pueden contribuir al desarrollo de un adenocarcinoma de estómago. Es importante ser consciente de estos factores de riesgo y someterse a revisiones periódicas si una persona tiene un riesgo mayor debido a estos factores.

Síntomas del adenocarcinoma de estómago

Los síntomas del adenocarcinoma de estómago pueden ser vagos y pueden pasarse por alto fácilmente en las primeras fases. Sin embargo, a medida que el cáncer avanza, las molestias pueden hacerse más evidentes y es éste momento que se debe aprovechar para los controles con el médico de la localidad por intermedio de la red sanitaria pública o privada.

Entre los síntomas habituales del adenocarcinoma de estómago se encuentran la pérdida de peso inexplicable, el dolor abdominal persistente, la dificultad para tragar, la sensación de plenitud o hinchazón, las náuseas, los vómitos y la fatiga. Es importante señalar que estos síntomas pueden estar causados por afecciones distintas del cáncer de estómago. No obstante, si una persona experimenta estos síntomas, es crucial que busque atención médica para una evaluación y un diagnóstico adecuados.

El adenocarcinoma de estómago, como otros tipos de cáncer, puede presentar una serie de dolencias. Pueden incluir indigestión persistente, ardor de estómago, pérdida de apetito, molestias o dolor en el abdomen, náuseas y pérdida de peso inexplicable. En fases más avanzadas, pueden aparecer vómitos, dificultad para tragar y fatiga.

Es importante ser consciente de estos síntomas y someterse a revisiones médicas periódicas, especialmente las personas con factores de riesgo conocidos de cáncer de estómago, para facilitar la detección y el tratamiento precoces.

Etapas de desarrollo del adenocarcinoma de estómago

El desarrollo del adenocarcinoma de estómago se clasifica en varias etapas. En las primeras fases, el cáncer puede limitarse al revestimiento interno del estómago y no haberse extendido a otros tejidos. A medida que el cáncer avanza, puede crecer a través de las distintas capas del estómago y acabar extendiéndose a los ganglios linfáticos cercanos y a otros órganos. En los estadios avanzados del adenocarcinoma de estómago, el cáncer puede extenderse a partes distantes del cuerpo. La estadificación del cáncer es crucial para determinar el tratamiento más adecuado y predecir el pronóstico del paciente.

El adenocarcinoma de estómago puede progresar a través de varias fases de desarrollo. En las primeras fases, el cáncer puede limitarse al revestimiento interno del estómago, también conocido como mucosa. A medida que avanza, puede crecer a través de las distintas capas del estómago, como la submucosa, la capa muscular y la capa externa.

A continuación, el tumor puede extenderse a los ganglios linfáticos cercanos y, en fases posteriores, a órganos distantes. La estadificación del cáncer es crucial para determinar el tratamiento más eficaz y evaluar el pronóstico del paciente.

Diagnóstico del adenocarcinoma de estómago

El diagnóstico del adenocarcinoma de estómago suele implicar una combinación de pruebas de imagen y la extracción de una muestra de tejido para su análisis en el laboratorio. Éstas pueden incluir una endoscopia, en la que se introduce en el estómago un tubo flexible con una mini cámara, y diversas técnicas de diagnóstico por imagen, como la tomografía computarizada, la tomografía por emisión de positrones y la laparoscopia diagnóstica.

Además, la estadificación del cáncer mediante el uso de estudios de imagen y, en ocasiones, la exploración quirúrgica, es esencial para determinar el alcance de la enfermedad y planificar el enfoque terapéutico adecuado e individualizado.

Tratamiento del adenocarcinoma de estómago

El tratamiento del adenocarcinoma de estómago puede implicar una combinación de cirugía, quimioterapia y radioterapia, según el estadio y la extensión del cáncer. La resección quirúrgica del tumor y los ganglios linfáticos cercanos es un enfoque habitual para el adenocarcinoma en estadio inicial.

En los casos avanzados, cuando el cáncer se ha extendido, puede utilizarse una combinación de quimioterapia y radioterapia para ayudar a reducir los tumores y aliviar los síntomas. La terapia dirigida y la inmunoterapia también se utilizan cada vez más en el tratamiento del adenocarcinoma de estómago avanzado, con el objetivo de destruir las células cancerosas y minimizar el daño a las células normales.

En algunos casos, también puede recomendarse la terapia dirigida y la inmunoterapia para ayudar al sistema inmunitario del organismo a combatir el cáncer. El plan de tratamiento es individualizado para cada paciente y se elabora con un enfoque multidisciplinar, teniendo en cuenta las características específicas del cáncer y la salud general del paciente.

Pronóstico y supervivencia

El pronóstico del adenocarcinoma de estómago depende de varios factores, como el estadio en el momento del diagnóstico y la respuesta del individuo al tratamiento. La detección y el tratamiento precoces pueden mejorar significativamente el pronóstico de los pacientes con adenocarcinoma.

Sin embargo, el pronóstico del adenocarcinoma en estadio avanzado suele ser menos favorable. Es importante que las personas con adenocarcinoma de estómago hablen de su pronóstico y opciones de tratamiento con su equipo sanitario y busquen el apoyo y los cuidados necesarios para ayudarles en su camino.

El pronóstico y las tasas de supervivencia de las personas con adenocarcinoma de estómago pueden variar mucho y dependen de factores como el estadio del cáncer, el estado general de salud de la persona y su respuesta al tratamiento. La detección precoz y un plan de tratamiento completo pueden mejorar significativamente el pronóstico de los pacientes.

Sin embargo, en los casos avanzados, el pronóstico puede ser menos favorable. Es crucial que las personas con adenocarcinoma mantengan conversaciones abiertas y sinceras con sus profesionales sanitarios sobre su pronóstico, así como sobre su bienestar físico y emocional.

Buscar el apoyo de los seres queridos y participar en los recursos de apoyo disponibles también consigue tener un impacto positivo en la calidad de vida de la persona durante y después del tratamiento.

Adenocarcinoma Difuso Gástrico: Causas Síntomas Y Tratamiento.

Recomendaciones preventivas

Hay varias medidas que las personas pueden tomar para ayudar a reducir el riesgo de desarrollar un adenocarcinoma de estómago. Entre ellas se incluye mantener un estilo de vida saludable, que implica consumir una dieta equilibrada rica en frutas y verduras frescas, y evitar el consumo de tabaco y alcohol en exceso.

También es esencial tomar medidas para controlar y mantener un peso corporal saludable y buscar tratamiento para cualquier afección que pueda aumentar el riesgo de cáncer de estómago, como la infección por H. pylori y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Además, para las personas con antecedentes familiares de cáncer de estómago o síndromes de tumor hereditarios conocidos, el asesoramiento y las pruebas genéticas pueden ser beneficiosos para comprender y controlar su riesgo. Para las personas con antecedentes familiares de cáncer de estómago o síndromes de cáncer hereditarios conocidos, el asesoramiento y las pruebas genéticas pueden ser beneficiosos para comprender y controlar su riesgo.

Además, las revisiones y pruebas médicas periódicas pueden ayudar a detectar precozmente cualquier cambio precanceroso en el revestimiento del estómago, lo que permite una intervención y tratamiento precoz y oportuno.

Recursos y apoyo adicionales

Para las personas y familias afectadas por un adenocarcinoma de estómago, buscar apoyo y recursos adicionales puede ser decisivo en su camino. Existen numerosas organizaciones y plataformas en línea que proporcionan valiosa información, asistencia y apoyo a las personas con cáncer de estómago.

Estos recursos pueden incluir material educativo, acceso a grupos de apoyo, servicios de asesoramiento y orientación para afrontar los retos prácticos y emocionales de vivir con un adenocarcinoma y después de él. Es importante que las personas busquen de forma proactiva el apoyo y los recursos que puedan ayudarles a desenvolverse en los diversos aspectos de su tratamiento y a mejorar su bienestar general.

Las personas y las familias que se enfrentan a un adenocarcinoma de estómago pueden beneficiarse del acceso a una amplia gama de apoyo y recursos. Esto puede incluir información sobre organizaciones acreditadas, plataformas online y centros sanitarios que ofrecen valiosos servicios de apoyo, es el caso de la Fundación al Servicio Del Enfermo de Cáncer (FASEC) en la ciudad de Cuenca – Ecuador.

Dichos recursos pueden abarcar materiales educativos, acceso a grupos de apoyo y servicios de asesoramiento, así como orientación práctica sobre cómo afrontar los retos cotidianos de la enfermedad. Aprovechando estos recursos, las personas y sus familias pueden comprender mejor la enfermedad, recibir el apoyo necesario y mejorar su calidad de vida en general a lo largo de las distintas etapas del proceso oncológico.

Conclusión.

En síntesis de lo esencial, el adenocarcinoma difuso gástrico es una enfermedad frecuente de inicio con molestias silentes sín mayores cambios, con el paso del tiempo y el mentener la exposición crónica a los factores de riesgo como es la infección persistente por la bacteria H. pylori, la presencia de gastritis crónica, obesidad, sedentarismo combinada con una dieta abundanta en irritantes como son las comidas saladas, ahumadas, bebidas gaseosas con sus colorantyes y saborizantes artificiales exigen transformación celular presenbtando el tumor maligno.

El apoyo de instituciones y de familiares es crucial para la estabilidad emocional del paciente y su cumplimiento de los tratamientos multidisciplinarios por su requerimiernto de cirigía, quimio y radioterapia, para una pronta recuperación de su salud. ¡Nos encontramos en el próximo post informativo!

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad