Adenocarcinoma gástrico infiltrante: Síntomas tratamiento y pronóstico.

El adenocarcinoma gástrico infiltrante, o adenocarcinoma gástrico invasivo, es un tipo de cáncer que se origina en las células que recubren el estómago. Es el tipo más frecuente de cáncer gástrico y una de las principales causas de muerte relacionada con el cáncer en todo el mundo.

En este artículo hablaremos de los síntomas, las opciones de tratamiento y el pronóstico de este cáncer agresivo. También exploraremos los factores que pueden contribuir a la disminución de la incidencia del adenocarcinoma gástrico en los países occidentales. Es importante conocer los síntomas iniciales de esta enfermedad «escrito por personas, para personas», ya que la detección y el tratamiento precoces son cruciales para mejorar los resultados.

Es oportuno beber una taza de té verde, un antioxidante y además posee una enzima neuro estimulante 100% natural, qué consigue una alta concentración y figación de la información para el desarrollo personal, el cual va adeterminar una actitud proactiva para no ser presa de las malas intensiones de la autovaloración o de la automedicación, solo hacen retrasar la atención médica a través del sistema sanitario público o privado y no ser una cifra fría de las complicacines. ¡Vamos por esta interesante información de salud digestiva! 

Adenocarcinoma gástrico infiltrante.

Los síntomas iniciales suelen ser inespecíficos:

El adenocarcinoma gástrico, un tipo de cáncer que se origina en el estómago, suele presentar síntomas inespecíficos en sus fases iniciales, lo que puede dificultar su diagnóstico. Los pacientes pueden experimentar síntomas generales como indigestión, náuseas leves y disminución del apetito, que a menudo se pasan por alto o se confunden con afecciones menos graves.

Adenocarcinoma Gástrico Infiltrante: Síntomas Tratamiento Y Pronóstico.

A medida que el cáncer avanza, pueden aparecer síntomas más específicos, como dolor del vientre, vómitos persistentes, sangre en las heces y pérdida de peso inexplicable. Es esencial que las personas, sobre todo las mayores de 40 años, estén atentas a cualquier síntoma digestivo preocupante o persistente y acudan al médico para una evaluación exhaustiva.

En fases más avanzadas, el adenocarcinoma gástrico puede provocar complicaciones como anemia ferropénica, que puede manifestarse como debilidad, fatiga y aturdimiento. Además, puede haber una masa palpable o hinchazón en el abdomen. Reconocer estos signos y síntomas y consultar rápidamente a un profesional sanitario es crucial para la detección precoz y un mejor pronóstico para las personas con riesgo o sospecha de cáncer gástrico.

Diagnóstico mediante endoscopia y biopsia

Para las personas que presentan síntomas preocupantes o que tienen un riesgo elevado de adenocarcinoma gástrico, es crucial un diagnóstico preciso para determinar un plan de tratamiento adecuado.

La evaluación endoscópica, en la que se utiliza un tubo fino y flexible con una mini cámara para examinar el esófago, el estómago y el intestino delgado, es un paso clave en el proceso de diagnóstico. Durante la endoscopia, el profesional sanitario puede identificar zonas o lesiones sospechosas en el estómago, de las que obtendrá muestras de tejido mediante una biopsia. Estas muestras de tejido se examinan para detectar la presencia de células cancerosas y son fundamentales para confirmar el diagnóstico de adenocarcinoma gástrico.

También pueden emplearse ecografías endoscópicas, tomografías computarizadas (TC) y otras pruebas de imagen para evaluar la extensión del tumor y la posible afectación de tejidos o ganglios linfáticos cercanos. Los resultados de estos estudios diagnósticos no sólo confirman la presencia de cáncer gástrico, sino que también proporcionan información esencial sobre el estadio del cáncer, que es fundamental para determinar el enfoque terapéutico más eficaz.

Estadificación para determinar el tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico de adenocarcinoma gástrico, el siguiente paso es estadificar el cáncer para evaluar su grado de extensión. La estadificación es un proceso que consiste en determinar el tamaño del tumor, el grado de invasión de la pared del estómago y la afectación de los tejidos adyacentes y los ganglios linfáticos.

Esta información es clave para clasificar el cáncer en un estadio específico, que va de precoz a avanzado. El estadio del cáncer desempeña un papel fundamental a la hora de esbozar la estrategia de tratamiento más adecuada y de proporcionar un pronóstico preciso para el individuo.

Adenocarcinoma Gástrico Infiltrante: Síntomas Tratamiento Y Pronóstico.

Una estadificación precisa puede implicar una combinación de estudios de imagen, como tomografías computarizadas (TC) , resonancias magnéticas (RM) y tomografías por emisión de positrones (PET), así como procedimientos diagnósticos para evaluar la posible propagación del cáncer.

Una vez completada la estadificación, el equipo sanitario puede desarrollar un plan de tratamiento integral adaptado a la situación específica de cada persona, teniendo en cuenta el estadio del tumor, el estado de salud general de la persona y sus preferencias de tratamiento.

La cirugía como tratamiento primario para el adenocarcinoma gástrico en estadio inicial

Para las personas con adenocarcinoma gástrico en estadio inicial, la resección quirúrgica ofrece la mejor oportunidad de curación. El abordaje quirúrgico puede consistir en extirpar la parte del estómago afectada por el cáncer (gastrectomía subtotal) o, en casos más avanzados, todo el estómago (gastrectomía total), junto con los ganglios linfáticos cercanos.

En algunos casos, el cirujano también puede extirpar una parte del esófago que está conectada al estómago (esofagogastrectomía), sobre todo si el tumor afecta a la unión entre el estómago y el esófago, conocida como unión gastroesofágica.

Tras la extirpación quirúrgica del cáncer, la persona puede someterse a un tratamiento adicional, como quimioterapia o radioterapia, para eliminar cualquier célula cancerosa restante y reducir el riesgo de que el cáncer reaparezca. La terapia adyuvante, que es el tratamiento administrado después del tratamiento primario, puede recomendarse en función de las características específicas del tumor y del pronóstico general del individuo.

Quimioterapia y radioterapia para casos avanzados

Los individuos con adenocarcinoma gástrico avanzado pueden tratarse con quimioterapia y radioterapia, bien como tratamientos primarios para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía, bien como tratamientos paliativos para aliviar los síntomas y ralentizar la progresión del cáncer.

La quimioterapia, a menudo utilizada en combinación con la radioterapia, también puede recomendarse a personas con mayor riesgo de recurrencia del cáncer o para tratar las células cancerosas que pueden haberse extendido a otras zonas del cuerpo.

La terapia dirigida y la inmunoterapia también se están estudiando en el tratamiento del cáncer gástrico y pueden ser opciones para determinadas personas, sobre todo las que tienen la enfermedad avanzada o metastásica. Estas modalidades de tratamiento avanzado actúan identificando y atacando anomalías específicas dentro de las células cancerosas, lo que ofrece nuevas posibilidades de mejorar los resultados del tratamiento y la calidad de vida general de las personas con adenocarcinoma gástrico avanzado.

Factores pronósticos dependientes del tratamiento

Al considerar el pronóstico de las personas con adenocarcinoma gástrico, se tienen en cuenta diversos factores relacionados con el enfoque del tratamiento y las características del propio cáncer. La resecabilidad del tumor, el tipo de resección quirúrgica realizada, el grado de afectación de los ganglios linfáticos y la tolerancia y respuesta del individuo a los tratamientos adyuvantes influyen en el pronóstico del cáncer gástrico.

Además, la presencia de determinados marcadores biológicos en el tumor, como el receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER2), influye en el proceso de toma de decisiones sobre las terapias dirigidas y repercute directamente en el pronóstico del individuo y en los resultados del tratamiento.

Es importante que el equipo sanitario lleve a cabo una evaluación exhaustiva de estos factores y proporcione a la persona una comprensión clara de su pronóstico, capacitándola para participar activamente en sus decisiones de tratamiento y para buscar el apoyo y los recursos necesarios para su situación única.

Pronóstico basado en el estadio y el grado de diferenciación

El pronóstico del adenocarcinoma gástrico se ve influido significativamente por el estadio del cáncer en el momento del diagnóstico y el grado de diferenciación de las células cancerosas. El cáncer gástrico en estadio temprano, sobre todo cuando se limita a las capas internas del estómago y con mínima o ninguna diseminación a los ganglios linfáticos u otros órganos, ofrece un pronóstico más favorable y una mayor probabilidad de supervivencia a largo plazo.

Por el contrario, el adenocarcinoma gástrico en estadio avanzado, con invasión local extensa o metástasis a distancia, plantea mayores retos en cuanto al tratamiento y se asocia a un pronóstico menos favorable a pesar del tratamiento agresivo. Además, el subtipo histológico del cáncer, así como la presencia de ciertas mutaciones genéticas y características moleculares, se reconocen cada vez más como determinantes significativos del pronóstico de las personas con adenocarcinoma gástrico.

Al integrar estos factores polifacéticos e individualizar los enfoques de tratamiento, incluidas las estrategias de medicina de precisión basadas en el perfil molecular específico del tumor, los profesionales sanitarios se esfuerzan por optimizar los resultados del tratamiento y mejorar la calidad de vida de los afectados por cáncer gástrico.

Disminución de la incidencia en los países occidentales

El adenocarcinoma gástrico ha experimentado un notable descenso de su frecuencia, sobre todo en los países occidentales, en las últimas siete décadas. Este descenso se ha atribuido a diversos factores, como la mejora de los métodos de conservación de los alimentos, la disminución del consumo de ciertos factores de riesgo conocidos del cáncer gástrico, como los alimentos ahumados y encurtidos, y el avance general de las normas de salud pública e higiene.

Además, la identificación y la vacunación generalizada contra el Helicobacter pylori, un importante factor de riesgo de ciertos tipos de cáncer gástrico, ha contribuido al descenso de la incidencia de la enfermedad en ciertas poblaciones.

Es importante señalar, sin embargo, que aunque la incidencia del adenocarcinoma gástrico ha disminuido en muchos países occidentales, la carga mundial de la enfermedad sigue siendo considerable, con un número significativo de nuevos casos diagnosticados cada año, sobre todo en Asia oriental, Europa oriental y partes de Sudamérica.

Adenocarcinoma Gástrico Infiltrante: Síntomas Tratamiento Y Pronóstico.

Los esfuerzos continuados para comprender y abordar los diversos factores de riesgo y determinantes del cáncer gástrico, así como para mejorar el acceso a la detección precoz y a modalidades de tratamiento óptimas, son esenciales para seguir reduciendo el impacto de esta enfermedad a escala mundial y para avanzar en la atención y los resultados de las personas afectadas por el adenocarcinoma gástrico.

Conclusión

Cómo punto final e lo primordial, el adenocarcinoma gástrico es una forma de cáncer grave y potencialmente mortal cuya frecuencia ha disminuido en los países occidentales. La detección precoz a través de síntomas como la pérdida de peso, la anemia, y el diagnóstico posterior mediante endoscopia y biopsia, son cruciales para el éxito del tratamiento. Mientras que la cirugía es el tratamiento principal para los casos en estadio inicial, los casos avanzados suelen requerir una combinación de quimioterapia y radioterapia.

Deben evaluarse cuidadosamente diversos factores dependientes del tratamiento y factores pronósticos, como la edad y el estadio, para determinar el curso de acción más eficaz. La investigación continua y los avances en las opciones de tratamiento son importantes para mejorar el pronóstico de los pacientes con este tipo de cáncer. ¡Hasta la próxima entrega del post informativo!

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad