Bilis en el estómago. Causas, síntomas y tratamiento.

Bilis en el estómago.

Un gusto saludarte y darté la bienvenida al blog informativo de salud digestiva, sin perder el tiempo, entramos de lleno al tema sobre la bilis en el estómago, es un problema, por ello, vemos qué la bilis es un fluido digestivo vital que ayuda a descomponer las grasas, pero cuando regresa desde el duodeno y entra en el estómago consigue causar molestias y daños a la pared.

Este retroceso ( no es normal, la bilis debe ir hacia adelante hacia el intestino delgado donde cumple su mayor función) de la bilis hacia el estómago se lo conoce como el reflujo biliar, lo que provoca diversos síntomas y complicaciones. En este artículo exploraremos las causas, los síntomas, el diagnóstico, el tratamiento y la prevención del reflujo biliar, y te proporcionaremos información esencial para controlar eficazmente esta afección.

Tanto si experimentas dolor en la parte superior del abdomen, ardor de estómago o pérdida de peso, sigue leyendo porque está «escrito por personas, para personas» y lograr saber más para tu desarrollo personal lo qué permitira mantener siempre una actitud proactiva y responder con la busqueda de atención médica inmediata en el sistema sanitario público o privado sobre la bilis en el estómago y cómo aliviar sus efectos.

Bilis en el estómago. ¿Qué es la bilis?

Forma parte vital del proceso digestivo, la bilis es un líquido amarillento verdoso producido por el hígado y se almacena, concentra y es drenado desde la vesícula biliar. Contiene ácidos biliares, colesterol y otras sustancias que ayudan a descomponer las grasas y facilitan la absorción de micronutrientes.

Sin bilis, el organismo sería incapaz de digerir correctamente las grasas y podría provocar desnutrición y otros problemas de salud. La bilis también ayuda a eliminar los productos de desecho del organismo, lo que la convierte en una parte esencial del ciclo digestivo.

Cuando los alimentos llegan al intestino delgado, la bilis se libera y fluye para emulsionar las grasas, facilitando su absorción. Una vez utilizada, la bilis es reabsorbida por el organismo y enviada al hígado para ser reciclada. El organismo regula cuidadosamente la producción y el flujo de bilis para garantizar un proceso digestivo fluido. Cuando éste sistema se interrumpe, debido a obstrucciones en los conductos biliares o daños en la vesícula biliar, la bilis puede acumularse en el estómago y causar una serie de síntomas.

Bilis En El Estómago. Causas, Síntomas Y Tratamiento.
© Proyecto VariMed

Es importante comprender la bilis y cómo funciona para prevenir y tratar el reflujo biliar. Saber qué es la bilis y cómo funciona es esencial para comprender las causas, las molestias y el tratamiento de esta afección. La bilis no es algo de lo que todo el mundo sea consciente habitualmente, pero es un elemento crucial para una digestión adecuada.

¿Qué causa el reflujo biliar?

El reflujo biliar es una afección en la que la bilis producida en el hígado regurgita en el estómago y al esófago. Las operaciones gástricas o las úlceras pépticas son la fuente más frecuente de reflujo biliar. Estas enfermedades pueden dañar la válvula pilórica, que separa el vientre del intestino delgado, permitiendo que la bilis entre en el estómago. La debilidad de los músculos del esfínter y la presión intraabdominal amplificada, provocada por el alcohol o las bebidas gaseosas, el tabaquismo o el aumento de peso, son otras causas de reflujo biliar.

El reflujo biliar es más destructivo para el tejido mucoso estomacal que el reflujo ácido gástrico, pudiendo causar inflamación, úlceras y cicatrices. Además, la bilis en la barriga puede desencadenar síntomas como ardor de estómago, eructos con ácido agrio, amargura en la boca e hinchazón. Si estos indicios se descuidan, al poco tiempo suelen dar lugar a complicaciones graves, como el esófago de Barrett o el cáncer de esófago.

El diagnóstico del reflujo biliar requiere una combinación de: elaborar una historia clínica completa, seguida de la evaluación física exhastiva y pruebas complementarias diagnósticas. Éstas pueden incluir una endoscopia digestiva alta, una prueba de monitorización del pH y un estudio del vaciado gástrico.

El tratamiento del reflujo biliar puede incluir medicamentos para disminuir la producción de bilis, inhibidores de la bomba de protones para reducir el ácido del estómago y cirugía para reparar la válvula pilórica. Es esencial trabajar con un profesional sanitario para determinar el tratamiento más adecuado para cada caso individual de reflujo biliar.

Síntomas del reflujo biliar

El reflujo biliar es una enfermedad dolorosa e incómoda para muchos. Los signos más frecuentes son dolor en la parte superior del abdomen, ardor en el pecho y náuseas. Los platos grasos o fritos y acostarse después de comer pueden exacerbar estos síntomas. Otros signos pueden ser vómitos de bilis amarillo verdosa, ronquera y pérdida de peso. Es esencial consultar a un profesional sanitario para obtener un diagnóstico preciso, ya que estos síntomas podrían ser signo de otros problemas médicos.

La acidez es otro síntoma del reflujo biliar. Puede ir acompañado de eructos y un sabor agrio y amargo en la boca. La distensión abdominal también es frecuente debido a la debilidad de los músculos del esfínter o a otros factores. Si experimentas alguno de estos signos, es importante que acudas al médico.

El reflujo biliar puede ser más grave que el reflujo ácido gástrico, ya que la bilis es más alcalina. Puede causar graves daños en el esófago y el revestimiento del estómago, provocando úlceras, estenosis e incluso esófago de Barrett. Por tanto, es importante buscar tratamiento si se sospecha reflujo biliar.

El dolor en la parte superior derecha del abdomen puede ser un signo de un trastorno subyacente de la vesícula biliar. Otros signos indicativos de enfermedad de la vesícula biliar son:

  • Obstrucción de los conductos biliares.
  • Amarilleamiento de los ojos (ictericia).
  • Orina oscura.
  • Heces de color gris pálido (acolia).

Si se experimenta alguno de estos síntomas, es necesario consultar a un profesional sanitario en su localidad o ciudad para junto la información proporcionada por el equipo determinar la mejor forma de actuar de forma individual en cada caso.

Diagnóstico del reflujo biliar

Diagnósticamente es difícil, el reflujo biliar presenta signos y molestias que se solapan con otros trastornos gastrointestinales. Para analizar la posibilidad, los médicos pueden empezar examinando los antecedentes médicos y las dolencias del paciente. Se puede realizar una endoscopia digestiva alta y una prueba de deglución de bario para observar la cubierta del estómago y el esófago y detectar cualquier manifestación de inflamación o daño provocado por el reflujo biliar.

  • Una endoscopia digestiva alta consiste en introducir un tubo flexible con una mini cámara en su extremo a través de la boca hasta el esófago y el estómago para examinar el revestimiento en busca de signos de inflamación, úlceras o irritación.
  • Una prueba de deglución de bario consiste en tragar un líquido calcáreo que recubre el esófago y el estómago, haciéndolo visible en una radiografía. Esta prueba se utiliza para distinguir cualquier irregularidad estructural u obstrucción en el tubo digestivo que pueda estar causando reflujo biliar.

Pueden realizarse otras pruebas diagnósticas, como estudios de vaciado gástrico para juzgar si el estómago se vacía correctamente y monitorización del pH para medir la acidez del contenido del estómago. También pueden hacerse análisis de sangre para analizar la aparición de una infección u otras afecciones médicas inherentes que puedan estar contribuyendo al reflujo biliar, como el confirmar la respuesta inmunológica actual o pasada por la presencia de H.pilory.

Si se diagnostica reflujo biliar, las opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos para reducir la producción de ácido en el estómago, cirugía para reforzar los músculos del esfínter que impiden que la bilis vuelva al estómago, o modificaciones del estilo de vida como perder peso, evitar los alimentos desencadenantes y dejar de fumar.

Es esencial recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuados para el reflujo biliar, ya que descuidarlo puede dar lugar a complicaciones más graves, como úlceras, esófago de Barrett e incluso cáncer de esófago.

Tratamiento del reflujo biliar

Tratar el reflujo biliar es vital para aliviar los síntomas y proteger el aparato digestivo de daños mayores. Pueden prescribirse medicamentos como los inhibidores de la bomba de protones (IBP) y los aglutinantes de ácidos biliares para reducir la cantidad de bilis en el estómago y aliviar los síntomas. Los IBP actúan reduciendo la producción de ácido gástrico, lo que también puede ayudar a frenar el reflujo biliar.

Los agentes fijadores del ácido biliar se unen a la bilis en el intestino, impidiendo que llegue al estómago. En algunas circunstancias, pueden prescribirse antibióticos para tratar infecciones que pueden causar reflujo biliar. Es importante seguir el plan de tratamiento prescrito y tomar los medicamentos según las indicaciones de un profesional sanitario.

Bilis En El Estómago. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

Además de los medicamentos, los cambios en la dieta y en el estilo de vida también pueden ayudar a controlar el reflujo biliar. Evitar los alimentos desencadenantes, como las comidas grasientas o picantes, la cafeína y el alcohol, puede ayudar a reducir los síntomas. Hacer comidas más pequeñas y frecuentes y sentarse erguido durante al menos dos horas después de comer también puede ayudar a aliviar los síntomas.

Mantener un peso saludable mediante dieta y ejercicio también puede ayudar a prevenir el reflujo biliar. En casos graves, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para reparar o extirpar la vesícula biliar o para reforzar el músculo del esfínter que regula el flujo de bilis hacia el intestino delgado. Un profesional sanitario puede determinar el tratamiento óptimo en función de los síntomas individuales y del historial médico.

Prevención del reflujo biliar

Prevenir el reflujo biliar es esencial para disminuir el riesgo de complicaciones que pueden derivarse de esta afección. Una de las formas más eficaces de sofocar el reflujo biliar es evitar los alimentos y bebidas que lo desencadenan, como los alimentos picantes, la cafeína, las bebidas alcohólicas y las bebidas efervescentes. Preferiblemente, elige una dieta abundante en frutas, verduras y cereales integrales, y consume fuentes de proteínas magras, como aves y pescado.

Otra medida preventiva para el reflujo biliar es mantener un peso saludable. El sobrepeso puede ejercer presión sobre el estómago y debilitar los músculos del esfínter que impiden que la bilis entre en el estómago. Por tanto, adelgazar mediante una dieta sana y ejercicio regular puede ayudar a prevenir el reflujo biliar y mejorar la salud digestiva general.

Bilis En El Estómago. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

Además de los cambios en la dieta y el estilo de vida, tomar los medicamentos prescritos por el médico también puede ayudar a prevenir el reflujo biliar. Medicamentos como los inhibidores de la bomba de protones y los bloqueadores H2 pueden reducir la cantidad de ácido producido por el estómago y dificultar la entrada de bilis en el estómago. No obstante, es importante consultar a un médico antes de tomar cualquier medicamento para asegurarse de que es seguro y adecuado para las necesidades individuales.

Por último, buscar atención médica inmediata es la recomendación por estar «escrito por personas, para personas» para cualquier afección subyacente que pueda contribuir al reflujo biliar, como úlceras pépticas o enfermedades de la vesícula biliar, también puede ayudar a prevenir el reflujo biliar. Las revisiones periódicas con un gastroenterólogo pueden ayudar a identificar y tratar estas afecciones antes de que progresen y agraven los síntomas del reflujo biliar.

Conclusión

En conclusión, el reflujo biliar es una afección que puede causar diversos síntomas molestos y provocar graves lesiones en la mucosa si no se trata. Puede deberse a la debilidad de los músculos del esfínter, al aumento de la presión intraabdominal y a complicaciones de cirugías gástricas o úlceras pépticas. El síntoma más frecuente de la enfermedad de la vesícula biliar es el dolor relacionado con la inflamación en la parte superior derecha del abdomen.

Si experimentas alguno de los síntomas del reflujo biliar, es importante que busques tratamiento médico en un recurso de confianza, como un médico especialista en Gastroenterología en la cuidad o localidad. Existen opciones de diagnóstico y tratamiento para ayudar a controlar la afección y evitar mayores complicaciones. Si tomas medidas preventivas, como evitar el alcohol y las bebidas gaseosas, dejar de fumar y mantener un peso saludable, puedes reducir el riesgo de padecer reflujo biliar.

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad