Glándula biliar. Funciones, enfermedades y tratamientos.

Glándula biliar.

Bienvenido cibernauta al blog de salud digestiva, toda la información del tema de análisis versa sobre la glándula biliar, es un órgano esencial del aparato digestivo humano que desempeña un papel crucial para facilitar la digestión y eliminar los productos de desecho del organismo. Sin embargo, también es susceptible de padecer diversas enfermedades y complicaciones que pueden causar graves molestias e incluso poner en peligro la vida.

En este artículo nos adentraremos en las funciones, enfermedades comunes y tratamientos de la glándula o viscera biliar, proporcionándote valiosos conocimientos para tu desarrollo personal, la misma, va a determinar y mantener una actitud proactiva que te ayudarán a cuidar de este órgano vital y a sustentar un sistema digestivo sano. Así pues, el presente tema está «escrito por personas, para personas» exploremos el mundo de la glándula o vesícula biliar y aprendamos más sobre sus fascinantes funciones y complejidades.

Glándula biliar. Descripción general de la vesícula biliar

La glándula o viscera biliar es un órgano diminuto (7 a 11 cm de longitud y de 1 a 4 cm de diámetro) que desempeña un papel fundamental en la digestión. Situada debajo del hígado, es el reservorio de la bilis, un líquido verdoso amarillento que ayuda a descomponer las grasas en el intestino delgado.

Esta bilis es elaborada por el hígado y transportada a la vesícula para su almacenamiento, concentración y drenaje. Cuando los alimentos llegan al intestino delgado, la vesícula biliar se contrae y descarga bilis a través del conducto biliar común. Esta acción es vital para una digestión y absorción adecuadas de los nutrimentos y, a menudo no se tiene en cuenta, aunque es esencial para la salud general.

Comprender la finalidad de la viscera biliar es fundamental para evitar y tratar las enfermedades comunes que pueden influir en ella. Enfermedades como la colecistitis, la atresia biliar y la colangitis biliar primaria pueden provocar inflamación, obstrucción y ruina de los conductos biliares, provocando graves problemas si se descuidan por la autovaloración y, peor aún por la automedicación.

Conocer los signos y factores de riesgo relacionados con estas enfermedades puede ayudar a las personas a buscar la atención médica local en el sistema sanitario público o privado y la terapia adecuadas. Tener un conocimiento básico de la función de la glándula o vesícula biliar en el sistema digestivo es esencial para mantener un estilo de vida sano y evitar posibles dificultades.

Funciones de la vesícula biliar

La glándula o vesícula biliar desempeña un papel indispensable en la digestión, almacenando, concentrando y liberando la bilis generada por el hígado, la densidad de la misma va a estar determinada por la calidad de dieta del paciente. Esta bilis incluye colesterol y sales biliares, que facilitan la descomposición de las grasas en el intestino delgado. La omisión de la glándula o vesícula biliar dificultaría la digestión, causando malestar y otros problemas digestivos. Por tanto, su trabajo es esencial para una digestión adecuada y para la salud en general.

Además, la vesícula biliar elimina los productos de desecho del organismo. La bilis contiene bilirrubina, un producto de desecho que se crea al descomponerse los glóbulos rojos. Al eliminar la bilirrubina a través de la bilis, la glándula o vesícula biliar ayuda a mantener niveles sanguíneos saludables y evita la agregación de productos de desecho en el organismo. Ésta es otra función básica de la viscera biliar que a menudo se pasa por alto.

Aunque se hable poco de ella, la glándula o vesícula biliar es indispensable para la digestión. Su función es necesaria para la absorción de nutrientes y la excreción de productos de desecho tóxicos. Sin la vesícula, el organismo tendría dificultades para descomponer las grasas y eliminar correctamente los residuos, lo que provocaría malestar y otros problemas de salud. Comprender el papel fundamental de la glándula o vesícula biliar es esencial para preservar la salud y el bienestar generales.

Es importante tener en cuenta que, aunque la vesícula biliar es esencial, no es indispensable para la supervivencia. Si está deteriorada o dañada, puede ser necesario extirparla mediante cirugía. No obstante, incluso sin glándula o viscera biliar, el hígado puede generar bilis, que se liberará directamente en el intestino delgado a través del conducto biliar principal llamado colédoco. Aunque esto puede provocar cierto malestar digestivo, suele ser una terapéutica segura y eficaz para la enfermedad de la glándula o vesícula biliar.

Enfermedades comunes de la viscera biliar

Por desgracia, este órgano es propenso a distintas dolencias que pueden producir molestias e incluso complicaciones graves. La colecistitis es un mal común de la vesícula y aparece cuando la obstrucción de un cálculo biliar (o varios cálculos) provoca inflamación. Esto puede causar dolores intensos en la parte superior derecha del abdomen, fiebre y náuseas. En algunos casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para extirpar la vesícula y aliviar los síntomas.

Glándula Biliar. Funciones, Enfermedades Y Tratamientos.

La colangitis biliar primaria es un trastorno autoinmunitario crónico que destruye los conductos biliares del hígado. Esto puede provocar una acumulación de bilis en el hígado y, con el tiempo, conducir a una insuficiencia hepática al no ser tratada. Los síntomas de la colangitis biliar primaria son agotamiento intenso, picor e ictericia. El tratamiento puede incluir medicamentos para reelentizar la progresión de la enfermedad o un trasplante de hígado en los casos graves.

La atresia biliar es un defecto congénito que también puede provocar graves dificultades con la vesícula biliar. Este trastorno se desarrolla cuando los conductos biliares fuera del hígado están bloqueados o ausentes, lo que puede causar daños hepáticos y de ser necesario un trasplante de hígado. Los síntomas de atresia biliar en recién nacidos pueden incluir coloración amarillenta de la piel y los ojos, ictericia y orina oscura. Puede ser necesaria la cirugía para corregir la obstrucción y evitar daños mayores al hígado.

Por último, es importante señalar que la acumulación de bilis en la viscera biliar puede causar inflamación y problemas graves al no ser atendida. Esto puede ocurrir si la vesícula no se vacía correctamente o si hay una obstrucción en los conductos biliares. Las molestias de esta enfermedad, denominada colestasis, son picor, cansancio y coloración amarillenta de la piel y de las escleras de los ojos. El tratamiento puede incluir medicamentos para mejorar el flujo biliar o cirugía para eliminar la obstrucción.

Tratamientos de las enfermedades de la vesícula biliar

Las enfermedades incapacitantes de la vesícula biliar requieren atención urgente. El tratamiento de la dolencia depende del origen del trastorno. En algunas situaciones, los medicamentos pueden bastar para reducir los síntomas. Sin embargo, los casos más extremos pueden requerir una intervención quirúrgica para extirpar la glándula o vesícula biliar y conseguir una cura a largo plazo. Por lo general, las personas pueden volver a sus actividades habituales en un par de semanas tras la operación.

El procedimiento más utilizado para las enfermedades de la viscera biliar es la colecistectomía laparoscópica. Esta técnica poco invasiva consiste en extirpar la vesícula biliar a través de unas pequeñas incisiones en el abdomen. Este método tiene un periodo de curación más rápido, menos dolor postoperatorio y menor riesgo de complicaciones en comparación con la cirugía abierta tradicional. La colecistectomía laparoscópica es la técnica preferida para la mayoría de las personas que padecen enfermedad de la vesícula.

Glándula Biliar. Funciones, Enfermedades Y Tratamientos.

Para quienes no son aptos para la cirugía, pueden administrarse medicamentos para aliviar los síntomas. El ácido ursodesoxicólico es un fármaco que puede disolver los cálculos biliares e inhibir la aparición de nuevos cálculos. También puede mejorar la salud del hígado en personas con colangitis biliar primaria. No obstante, este medicamento no es eficaz para todos los enfermos y puede tardar varios meses en mostrar mejoría.

En ciertos casos, pueden prescribirse cambios en el estilo de vida como tratamiento de la enfermedad de la glándula o vesícula biliar. Por ejemplo, disminuir el consumo de grasas sobresaturadas y aumentar la actividad física, con 15 minutos de calestenia, seguidos de 45 a 60 minutos de caminar, correr, nadar o montar en bicicleta, realizar por 3 a 4 días a la semana, es lo mejor por estar «escrito por personas, para personas» que se consigue ayudar a detener la formación de cálculos biliares. Además, perder peso, dejar de fumar y controlar los trastornos médicos subyacentes, como la diabetes, pueden mejorar el bienestar general y reducir el peligro de complicaciones derivadas de la enfermedad de la vesícula biliar.

Glándula Biliar. Funciones, Enfermedades Y Tratamientos.

 

Conclusión

En conclusión, la glándula o vesícula biliar desempeña un papel crucial en el sistema digestivo al almacenar y liberar bilis para ayudar a digerir las grasas. Sin embargo, también puede ser propensa a diversas enfermedades y complicaciones, como la colecistitis y la colangitis biliar primaria, que pueden provocar graves problemas de salud si no se tratan. Afortunadamente, existen diversos tratamientos, como medicación, cirugía y cambios en el estilo de vida, para controlar y aliviar los síntomas de estas enfermedades. Es importante dar prioridad a la salud de nuestra glandula o vesícula biliar manteniendo una dieta sana, haciendo ejercicio con regularidad y acudiendo al médico si aparece algún síntoma.

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad