Piedras biliares. Causas, síntomas y tratamiento.

Piedras biliares.

Hola estimado(a) internauta, bienvenido al blog informativo de salud digestiva, es momento de análizar el tema referente a las piedras biliares o cálculos de vesícula biliar, son una afección frecuente que afecta a muchas personas en todo el mundo. Estos depósitos duros pueden causar una serie de síntomas, desde dolor intenso hasta náuseas y vómitos. Las causas de los cálculos biliares no están del todo claras, pero se cree que se deben a una acumulación de componentes sólidos en la viscera biliar, como colesterol, toxinas o proteínas.

En este artículo exploraremos las causas, los síntomas y el tratamiento de las piedras biliares, así como la forma de diagnosticarlos y tratamiento. Tanto si tienes síntomas como si simplemente sientes curiosidad por esta enfermedad para tu desarrollo personal, el cual logra mantener una actitud proactiva frente a la delicada situación de salud, por ello esta «escrito por personas, para personas» sigue leyendo para saber más sobre las cálculos biliares y cómo pueden tratarse.

Es momento de beber una taza de té verde, así lograr concentración neural y relajación muscular para sentarnos con una posición erguida de la espalda y una la revisión de está fresca escritura de la manera más concentrada y relajada.  

¿Qué son los piedras biliares?

También conocidos como cálculos biliares, son depósitos duros que se forman en el órgano debido a una acumulación de componentes sólidos, cómo toxinas, colesterol o proteínas. Estos cálculos son de tamaño y composición variables, y están formados por colesterol, bilirrubina o calcio. Cuando están presentes, pueden provocar una serie de dolencias, como malestar agudo, náuseas, expectoración y fiebre. Saber qué son las cálculos biliares y cómo se originan es esencial para el diagnóstico y el tratamiento de esta afección.

Las piedras pueden estar causadas por varios factores, como una dieta rica en grasas, la corpulencia, la gestación y algunos fármacos. También pueden ser consecuencia de afecciones médicas subyacentes, como enfermedad hepática, diabetes o enfermedad de Crohn. Es importante identificar la causa raíz de la formación de las piedras para ayudar a evitar futuras incidencias y controlar eficazmente los síntomas.

Las molestias suelen ser consecuencia de su tamaño o posición de los litos biliares. Pueden irritar la vesícula u obstruir el conducto que va de la viscera biliar al intestino (colédoco), provocando dolor agudo en la parte superior derecha del abdomen, mareos, vómitos, fiebre e ictericia (coloración amarillenta en la piel, escleras de los ojos en conjunto con el prurito o comezón).

A su vez, pueden causar dolor e inflamación en la vesícula biliar, lo que se conoce como cólico biliar. Conocer las indicaciones de las piedras biliares es fundamental para un diagnóstico y tratamiento precoces por el personal sanitario de la red pública o privada yu evitar las complicaciones serias por la autovaloración o lo peor aún, la automedicación. .

El diagnóstico suele confirmarse mediante una ecografía abdpminal o una ecografía endoscópica, y también pueden utilizarse otras pruebas de imagen, como una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM). Las terapias para las piedras o cálculos pueden incluir medicación para disolverlos, cirugía para extirpar la vesícula, mediante la técnica denominada colecistectomía, la misma se logra realizar a través del método de cirugía laparoscópica mínima invasiva o la cirugía convencional abierta. Tu médico decidirá el mejor curso de acción en función de tus necesidades individuales y tus antecedentes médicos.

Causas

Las piedras biliares, son depósitos endurecidos que se forman en la vesícula biliar debido a la acumulación de sustancias como el colesterol o la bilirrubina. Las causas precisas de estos cálculos no se conocen del todo, pero existen ciertos factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de desarrollarlos. El principal factor de riesgo es una dieta rica en colesterol y grasa. Si el hígado produce demasiada cantidad de esta sustancia desde el inicio pesada , puede cristalizarse por la concentración aún más en la viscera biliar y formar piedras en la vesícula.

Otros factores de riesgo son la obesidad, la pérdida repentina de peso y los antecedentes familiares de piedras. El desarrollo de piedras biliares también puede verse afectado por determinadas afecciones médicas. Las personas con diabetes o enfermedades hepáticas son más propensas a formarlos, al igual que las mujeres que han tenido varios embarazos o que toman terapia hormonal sustitutiva. La edad también puede ser un factor, ya que las piedras son más frecuentes en personas mayores de 40 años.

La carencia de magnesio también puede influir en su formación. Este mineral ayuda a controlar la producción de bilis, y una carencia puede provocar una acumulación de colesterol en la vesícula. Para evitarlo, las personas pueden tomar un suplemento de magnesio o consumir alimentos ricos en este mineral.

En casos raros, la genética puede ser un factor. Algunos individuos pueden tener una predisposición genética a desarrollar piedras en vesícula, que puede transmitirse de padres a hijos. Sin embargo, en la mayoría de los casos raros de vesícula biliar de paredes finas alitiásica, las elecciones de estilo de vida y las afecciones médicas son los principales responsables.

Síntomas de las piedras biliares

También conocidos como cálculos en la vesícula, son depósitos sólidos que se acumulan en la vesícula a partir del colesterol o la bilirrubina. La manifestación más típica de estos depósitos es un dolor repentino y agudo en la parte superior derecha del abdomen. Este dolor puede extenderse a la espalda o los omóplatos y puede durar minutos u horas, a menudo acompañado de náuseas y vómitos. Si observas alguno de estos indicadores, es importante que acudas rápidamente al médico de la localidad o ciudad.

Además del dolor, las piedras biliares también pueden ser responsables de un cólico biliar, que es una inflamación de la vesícula biliar. Esto puede provocar una incómoda sensación de plenitud o malestar en el estómago, así como náuseas y vómitos. El cólico biliar puede ser periódico y persistir durante varias horas o días. Si detectas estos signos, es importante que consultes con tu médico las opciones de tratamiento.

La ictericia es otro síntoma de las piedras biliares, en el que la piel y los ojos se vuelven amarillos debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre. Esto ocurre cuando las piedras o cálculos biliares obstruyen el conducto biliar común o colédoco, que transfiere la bilis del hígado al intestino. La ictericia también puede causar orina oscura y heces de color claro. Es muy recomendable acudir rápidamente al médico si aparecen estos síntomas.

La fiebre también puede ser un síntoma de las piedras biliares, sobre todo si provocan una infección en la vesícula o en los conductos biliares. Si tienes fiebre junto con dolor abdominal, náuseas, vómitos o ictericia, es esencial que recibas asistencia médica inmediatamente. Tu médico puede sugerirte antibióticos u otros tratamientos para ayudar a cuidar la infección y evitar cualquier complicación.

Diagnóstico de las piedras biliares

Diagnosticar las piedras biliares puede ser difícil, ya que sus indicaciones pueden ser similares a las de otras dolencias. Las pruebas de imagen suelen ser la forma más fiable de confirmar el diagnóstico de las piedras biliares. La ecografía y la ecografía endoscópica son las técnicas más habituales para detectar la presencia de cálculos biliares.

Piedras Biliares. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

La ecografía utiliza ondas sonoras para producir una imagen de la vesícula biliar y los conductos biliares, mientras que la ecografía endoscópica es un método más invasivo que consiste en introducir una cámara diminuta en el aparato digestivo para buscar la existencia de piedras biliares. También pueden emplearse otras pruebas de imagen, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, para detectar piedras biliares, pero no suelen ser tan eficaces como la ecografía o la ecografía endoscópica.

Una vez diagnosticados los cálculos biliares, el siguiente paso es evaluar la intensidad de la afección. Si las piedras biliares causan molestias intensas, como dolor agudo, náuseas o vómitos, puede ser necesario un tratamiento inmediato. Sin embargo, si los signos son leves o no causan molestias, el médico puede aconsejar vigilar el estado y esperar a que los cálculos biliares desaparezcan de forma natural.

Si las piedras biliares causan síntomas notables, el tratamiento puede implicar la extirpación de la vesícula biliar, procedimiento conocido como colecistectomía. Esto puede hacerse mediante cirugía laparoscópica, que es menos invasiva que la cirugía abierta tradicional.

Piedras Biliares. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

En algunos casos, pueden utilizarse medicamentos para disolver las piedras biliares o para aliviar los síntomas hasta que desaparezcan de forma natural. Tu médico local te indicará la opción de tratamiento más adecuada en función de tu situación individual.

Tratamiento de las piedras biliares

La terapia de las piedras o cálculos biliares es esencial para mitigar los signos y síntomas relacionados con esta enfermedad. Existen distintos tratamientos en función de la gravedad y regularidad de los síntomas. Para los casos leves, pueden ser beneficiosos cambios en el estilo de vida, como una dieta baja en grasas, ejercicio regular y pérdida de peso. Estas modificaciones pueden ayudar a reducir la incidencia de piedras biliares y minimizar el riesgo de complicaciones posteriores.

En los casos más graves, puede ser necesaria la intervención médica para deshacer las piedras biliares o aliviar las molestias. Suele utilizarse ácido ursodesoxicólico para disolver los cálculos pequeños, mientras que analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol pueden aliviar el dolor.

Para los litos más grandes, la cirugía suele ser la única opción. El proceso, conocido como colecistectomía, requiere la extirpación de la vesícula biliar. En ciertos casos, puede emplearse la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) para extraer los cálculos del conducto biliar común o colédoco.

Piedras Biliares.

Otro tratamiento factible para las piedras o cálculos biliares es la litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC). Este método no invasivo utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para romper los cálculos en fragmentos más pequeños, que pueden eliminarse del cuerpo de forma natural. La LEOC se suele emplear para cálculos más pequeños, de menos de 2 cm de diámetro. Es importante consultar a un profesional médico para decidir el curso del tratamiento más adecuado para cada caso particular.

Conclusión

Para finalizar, las piedras biliares pueden causar molestias y dolor considerables, y es importante comprender las causas y los síntomas y terapéutica adecuada. Aunque no se conocen del todo las causas exactas de las piedras o cálculos biliares, existen varios factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollarlos.

Si experimentas síntomas como dolor intenso en la parte superior derecha del abdomen, náuseas, vómitos, fiebre o ictericia, es importante que busques atención médica, ya sea en el sistema sanitario público o privado para determinar si la causa son piedras o cálculos biliares. Afortunadamente, existen varias opciones de tratamiento eficaces, como la medicación y la cirugía.

Si tomas medidas para prevenir la formación de piedras biliares y buscas tratamiento rápido si aparecen los síntomas, puedes minimizar el impacto de esta afección en tu salud y bienestar. ¡Nos encontramos en el próximo post del blog de salud digestiva!

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad