Piedras en la vesícula. Causas, síntomas y tratamiento.

Piedras en la vesícula.

Biewnvenido explorador internauta al blog de salud digestiva, es momento de descubrir sobre las piedras en la vesícula llamado en el tono coloquial a los cálculos o litos biliares, es una afección frecuente que puede causar molestias y dolor en la zona superior derecha abdominal. Estos depósitos pequeños y duros pueden formarse en la vesícula biliar y no siempre causan manifestaciones. Sin embargo, cuando lo hacen, es importante comprender las causas, las molestias y los tratamientos disponibles.

En este artículo que esta «escrito por personas, para personas» exploraremos los distintos aspectos de los cálculos biliares, incluyendo cómo se forman, a qué síntomas hay que prestar atención y cómo pueden tratarse. Tanto si te han diagnosticado litos biliares como si simplemente sientes curiosidad por esta enfermedad, sigue leyendo para saber más sobre los cálculos biliares y cómo pueden tratarse.

Piedras en la vesícula. Descripción general

El desarrollo de partículas sólidas en la vesícula biliar puede ser señal de un desequilibrio en la composición de la bilis. Estos pequeños depósitos duros de líquido digestivo, que pueden ser desde un grano de arena hasta una pelota de golf, suelen denominarse piedras en la vesícula o cálculos biliares. Aunque algunos individuos pueden experimentar molestias abdominales, náuseas, vómitos o pérdida de apetito, otros pueden permanecer asintomáticos.

Varios factores genéticos, de edad, sexo y estilo de vida pueden contribuir a la aparición de litos biliares. Es importante consultar a un médico de la urbe, ya sea, en el sistema sanitario público o privado si se presenta alguno de estos síntomas o si existe riesgo de formación de cálculos biliares. Existen diversas opciones de tratamientos y el adecuado depende de cada persona.

Causas de los cálculos biliares

Los depósitos sólidos que se acumulan en el interior de la viscera biliar son una afección frecuente conocida como piedras biliares. El origen de estos cálculos puede atribuirse a diversos factores, desde desequilibrios químicos hasta predisposición genética. La edad, la obesidad y la pérdida rápida de peso también son factores contribuyentes. Ciertas afecciones médicas, como la diabetes, las enfermedades hepáticas y la enfermedad de Crohn, también pueden aumentar la probabilidad de padecer litos biliares.

También, la disminución en la motilidad de la pared vesicular biliar, puede producirse tras periodos prolongados de ayuno o desnutrición, puede hacer que la bilis se estanque, lo que conduce a la formación de estas piedras o cálculos en la vesícula. Una dieta poco saludable con alto contenido en grasas y colesterol también puede contribuir al desarrollo de cálculos biliares. El consumo excesivo de alcohol se ha relacionado con una mayor producción de colesterol y toxicos del metabolismo en el hígado, lo que consigue conducir a la formación de cálculos biliares.

Los medicamentos, como los anticonceptivos y la terapia hormonal sustitutiva, también suelen ser causa de cálculos biliares debido al aumento de las concentraciones de colesterol en la bilis. Además, las investigaciones sugieren que los cálculos biliares pueden ser consecuencia de niveles elevados de procesos de inflamación habituales en el organismo, causados por enfermedades crónicas (comida chatarra o llamada también alimentación basura), enfermedades infecciosas y trastornos autoinmunes.

Síntomas de los cálculos biliares

El malestar abdominal persistente, que incluye molestias que pueden ir de leves a graves, suele ser el signo más indicativo de la presencia de cálculos biliares. Este dolor suele concentrarse en la zona superior derecha del abdomen, pero puede extenderse hacia la espalda o el omóplato derecho.

También son frecuentes las náuseas, los vómitos y la disminución del apetito. Para complicar las cosas, algunas personas pueden no mostrar ningún síntoma, por lo que las revisiones periódicas son esenciales para la detección precoz y la prevención de posibles complicaciones.

Además del dolor abdominal, la presencia de litos biliares puede desencadenar síntomas digestivos como hinchazón, flatulencia y diarrea. Éstos pueden desencadenarse por comidas que contengan niveles elevados de grasa, y la ictericia –una coloración amarillenta de la piel y en las escleras de los ojos causada por la acumulación de bilirrubina, acompañada de intensa comezón– puede ser un indicio de obstrucción del conducto biliar común.

Dado que los síntomas de las piedras biliares son similares a los de otras enfermedades como la apendicitis, la pancreatitis o la úlcera péptica, es esencial un diagnóstico preciso. Las pruebas de imagen pueden detectar incidentalmente cálculos biliares, y si se presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, es esencial consultar con un profesional sanitario lo antes posible para determinar el curso de acción correcto.

Tratamiento de los cálculos biliares

La cirugía es el curso de acción estándar para tratar la inflamación o las molestias inducidas por los cálculos biliares. Esta operación, denominada colecistectomía, puede realizarse mediante cirugía abierta tradicional o laparoscópicamente con incisiones más pequeñas. La cirugía laparoscópica tiene un tiempo de recuperación más corto, pero ambas alternativas son formas eficaces de extirpar la vesícula biliar y tratar los cálculos. Tras la intervención, la mayoría de las personas pueden reanudar sus actividades normales en unos días o una semana, con algunas pequeñas modificaciones dietéticas recomendadas.

Piedras En La Vesícula. Causas, Síntomas Y Tratamiento. (Piedras En La Vesicula)

En ciertos casos, puede emplearse medicación para deshacer los cálculos biliares relacionados con el colesterol. El ursodiol es un medicamento que puede ayudar a desintegrar estos cálculos a lo largo de varios años. Desgraciadamente, este tratamiento no sirve para todos los tipos de cálculos biliares y existe el riesgo de que los litos vuelvan a desarrollarse al terminar el tratamiento. Cuando la cirugía no es una opción o si alguien prefiere probar primero la medicación, su médico puede proponerle una prueba de ursodiol.

Prevención de los cálculos biliares

Mantener un peso saludable es crucial para evitar la formación de cálculos biliares. El sobrepeso o la obesidad aumentan las probabilidades de desarrollar esta afección. Una dieta óptima y una actividad física regular de 15 minutos de calestenia y a continuació 45 a 60 minutos de caminar ligero, trotar, nadar, montar en bicicleta consiguen ayudar a mantener tu peso bajo control y minimizar el riesgo de formación de cálculos biliares. Se recomienda seguir una dieta baja en grasas saturadas, colesterol y azúcares refinadas, que se han relacionado con los cálculos biliares.

Piedras En La Vesícula. Causas, Síntomas Y Tratamiento. (Piedras En La Vesicula)

Integrar una cantidad adecuada de fibra en tu dieta también puede protegerte contra las piedras en la vesícula o litos biliares. La fibra ayuda a controlar el sistema digestivo y evita la acumulación de bilis. Se recomienda consumir al menos 25 gramos de fibra al día. Los alimentos ricos en fibra son la fruta y verdura frescas, los cereales integrales y las legumbres. Incorporar estos alimentos a tu dieta puede ayudarte a protegerte contra la aparición de cálculos biliares.

Mantenerse hidratado es esencial para evitar los litos biliares. La deshidratación puede causar la acumulación de bilis, que puede provocar cálculos biliares. Se recomienda mantenerse ingiriendo agua durante el día. El agua ayuda a mantener un peso saludable, facilita la digestión y elimina las toxinas del organismo. Evitar las bebidas azucaradas y alcohólicas, ya que pueden influir en la aparición de cálculos biliares.

Piedras En La Vesícula. Causas, Síntomas Y Tratamiento. (Piedras En La Vesicula)

Abstenerse de perder peso rápidamente o de las dietas rápidas también puede ayudar a evitar los cálculos biliares. Perder kilos demasiado deprisa puede hacer que el hígado libere colesterol extra en la bilis, lo que puede desencadenar la formación de cálculos biliares. Se recomienda perder peso gradualmente, no más de 1 ó 2 kilos por semana. Antes de iniciar cualquier programa de pérdida de peso, se aconseja consultar con un profesional sanitario.

Conclusión

Nos encontramos en el final, los cálculos biliares pueden ser una afección dolorosa e incómoda que puede requerir intervención médica. Aunque algunos casos pueden ser asintomáticos, es importante ser consciente de las posibles complicaciones que pueden derivarse de las piedras en la vesícula o cálculos biliares, como la inflamación y la obstrucción del conducto biliar.

Las opciones de tratamiento pueden ir desde la medicación hasta la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar, pero también puede ser eficaz la prevención mediante un estilo de vida saludable. Si sospechas que puedes tener cálculos biliares, es importante que consultes a tu médico para que te haga un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad