Piedras en la vesícula. Causas, síntomas y tratamientos eficaces.

Piedras en la vesícula

Las piedras en la vesícula o cálculos biliares son una enfermedad frecuente que afecta a millones de personas en todo el mundo. Estas piedras pequeñas y duras pueden causar diversos síntomas, desde molestias leves hasta dolor intenso y fiebre. En este artículo exploraremos las causas y los síntomas de los cálculos biliares, así como las opciones de tratamiento eficaces que pueden ayudar a aliviar el dolor y las molestias asociadas a esta afección.

Tanto si tienes síntomas de cálculos biliares como si simplemente quieres saber más para tu desarrollo personal sobre esta enfermedad «escrita por personas, para personas», este artículo te proporcionará la información que necesitas para tomar decisiones informadas para mantener una actitud proactiva sobre tu salud, la de tu familia y de la sociedad.

Piedras en la vesícula. ¿Qué son los cálculos biliares?

Son los depósitos diminutos o de mediano tamaño y duros que se forman en el pequeño órgano vesicular ubicado debajo del hígado, suelen causar diversos problemas y complicaciones. Estas calcificaciones varían de tamaño, desde granos minúsculos a masas más grandes, como las de tamaño de pelotas de golf.

Estas piedras son compuestos duros o semiduros de colesterol, pigmentos de ácidos biliares, toxinas y otros materiales que se encuentran en el líquido biliar, estos conglomerados de formas variadas e irregulares pueden causar dolor abdominal intenso, ictericia e inflamación del órgano o de los conductos como también de los tejidos circundantes, por ello, la fiebre con sus molestias correspondientes de la deshidratación

Para tratar y prevenir esta afección, es importante tu desarrollo personal en conocer las causas y los signos, como también qué la abundancia de colesterol en la bilis, es gracias al tipo inconciente e irresponsable de dieta, es un factor crónico de falta de auto control que conduce a esta circunstancia.

Otros elementos que aumentan la probabilidad de estas piedras o cálculos son el sobrepeso, la obesidad, el sostener un estilo de vida inactivo típico del sedentarismo, una dieta rica en grasas y pobre en fibra dietética en cambio se manifiesta la obesidad, y la presencia de problemas médicos como la diabetes y la hepatopatía. También es posible que el problema sea hereditario. El determinar el origen de los cálculos o piedras biliares es vital para encontrar el tratamiento más adecuado y oportuno.

Aunque la enfermedad no puede presentar síntomas perceptibles hasta que surgen complicaciones, los signos más frecuentes son molestias abdominales, sobre todo en el cuadrante superior derecho o en el centro del estómago, náuseas y vómitos, fiebre y coloración amarillenta de la piel, acompañado de fiebre.

Puede ser difícil diagnosticar el problema si no hay síntomas. Por tanto, es importante conocer las indicaciones para buscar atención médica a tiempo y reducir el riesgo de problemas graves a posterior.

¿Qué causa las piedras en la vesícula?

Los trazos cristalinos, normalmente fabricados con colesterol, bilirrubina y sales biliares, pueden formarse en el interior del hígado, y luego se almacena, concentra y drena la bilis desde el órgano con forma de pera, conocido como vesícula biliar. Las dietas inadecuadas, la obesidad, la disminución rápida de peso y la composición genética pueden causar estos cálculos.

Además, existen algunas afecciones médicas de relativa poca frecuencia, pero que en la actualidad se encuentran en más personas como son; la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la cirrosis hepática y la diabetes tipo 2, suelen ser el origen de estos cálculos biliares. Un desequilibrio de las sustancias químicas que conforman la bilis, es el líquido que libera el hígado para ayudar en la digestión de las grasas, por ello, es una fuente predominante de estos depósitos o piedras biliares.

Factores a tener presente, como una dieta repleta de grasas saturadas y azúcares procesados, así como el ser mujer o anciana con muchos embarazos, pueden aumentar la probabilidad de desarrollar cálculos biliares. Las obstrucciones localizadas en los conductos biliares, que pueden deberse a un crecimiento o ha la cicatrización con adherencias de una intervención quirúrgica previa, también pueden provocar deformación de la vesícula y suele iniciar la formación de estos cálculos.

Además, los antecedentes familiares de esta afección, el embarazo y determinados tipos de medicamentos, como son la terapia hormonal sustitutiva para el tratamiento de los ovarios poliquisticos y, de los multiples fármacos aplicados para reducir el colesterol, también están relacionados con la formación de estos cálculos.

Piedras En La Vesícula. Causas, Síntomas Y Tratamientos Eficaces. (Piedras En Las Vesiculas)

Para prevenir la formación de estas piedras o cálculos y conseguir controlar los síntomas relacionados a las piedras biliares, es importante comprender las razones fisiológicas subyacentes de su aparición hace que tu actitud proactiva sea preventiva, es el secreto para una buena salud digestiva.

Una dieta nutritiva, el ejercicio regular de 45 a 60 minutos de caminas rápido, trotar, nadar, montar en bicicleta y un estilo de vida saludable pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cálculos biliares. Además, consultar a un médico puede ayudar a identificar cualquier afección médica subyacente que pueda estar contribuyendo a la formación de estos cálculos.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos biliares?

Un dolor intenso y repentino en la parte superior derecha del abdomen puede ser un signo revelador de la presencia de cálculos biliares. Esta sensación aguda o de calambre puede durar varias horas e incluso irradiarse a la espalda o al hombro. Cuando esto ocurre, es esencial buscar atención médica local para prevenir posibles complicaciones del sistema biliar.

Es interesante reconocer las náuseas, los vómitos, la pérdida de apetito, la sensación de saciedad rápida y la indigestión suelen ser síntomas por la presencia de cálculos biliares. Estas molestias pueden dificultar el consumo de alimentos o bebidas, provocando una deshidratación potencialmente peligrosa.

En algunos casos, la ictericia puede ser un indicador de cálculos biliares. Esta afección se caracteriza por una coloración amarillenta de la piel y de las escleras de los ojos, junto con orina oscura y heces pálidas. Si se presentan estos síntomas, es esencial obtener ayuda médica inmediata.

En algunos casos atípicos, de piedras o cálculos biliares pueden no causar ningún síntoma y sólo descubrirse mediante pruebas médicas rutinarias de control. Por tanto, conocer los signos y síntomas de los cálculos biliares es importante para buscar atención médica a tiempo y evitar cualquier complicación. La detección y el tratamiento precoces son fundamentales para preservar la salud en general.

¿Cómo se diagnostican los cálculos biliares?

Para un diagnóstico preciso es necesario un examen médico. Incluye una evaluación del historial médico del paciente, una exploración física completa abdominal del paciente. Durante la exploración física, el médico revisará el abdomen en busca de sensibilidad aumentada, molestias o aumento de tamaño.

Además, comprobará si hay ictericia, una coloración amarillenta de la piel y los ojos, que puede indicar una obstrucción de los conductos biliares. También se tendrán en cuenta síntomas como náuseas, vómitos o diarrea.

La ecografía es la técnica de imagen típica más empleada para determinar la presencia de cálculos biliares. Este método no invasivo utiliza ondas sonoras para crear imágenes en vivo de la pared de la vesícula biliar, su contenido y de los conductos biliares. Si la ecografía no es concluyente, pueden prescribirse pruebas adicionales, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Piedras En La Vesícula. Causas, Síntomas Y Tratamientos Eficaces. (Piedras En Las Vesiculas)

Los análisis de sangre pueden ayudar a diagnosticar los cálculos biliares. Unos niveles elevados de bilirrubina o de enzimas hepáticas podrían indicar una obstrucción de los conductos biliares, a menudo causada por las piedras o cálculos biliares. El médico prestador de servicios también suele solicitar un hemograma completo para detectar signos de inflamación o de infección en el organismo, como también se análiza los factores de la coagulación por la posibilidad de una cirugía de emergencia.

Piedras En La Vesícula. Causas, Síntomas Y Tratamientos Eficaces. (Piedras En Las Vesiculas)

Al recorrer en los tiempos actuales en la mayoría de los casos, puede ser necesaria una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) para identificar los cálculos biliares. Este procedimiento mínimo invasivo consiste en introducir un tubo flexible con una mini cámara y herramientas de labor en el extremo para examinar los conductos biliares y extraer los cálculos presentes. La CPRE sólo suele utilizarse cuando otras pruebas no han sido concluyentes o si es necesario un tratamiento para eliminar los cálculos que causan una obstrucción.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento de los cálculos biliares?

Cuando a una persona le diagnostican un trastorno relacionado con cálculos en la vesícula biliar, dispone de diversos tratamientos. Uno de los más populares es la medicación, que consiste en tomar pastillas de ácido biliar para disolver gradualmente los cálculos. Este método es adecuado para los que tienen cálculos más pequeños y no se recomienda para los que tienen cálculos más grandes o síntomas más graves.

Una opción alternativa es la litotricia por ondas de choque, una técnica no invasiva que utiliza ondas sonoras para romper los cálculos en trozos más pequeños que puedan expulsarse más fácilmente. Aunque puede resultar incómoda durante el procedimiento, puede ser eficaz.

Si la medicación y la litotricia por ondas de choque no son una opción viable, puede ser necesaria la cirugía de la vesícula. La colecistectomía laparoscópica mínima invasiva es el procedimiento más habitual para ello, que consiste en extirpar el órgano vesicular a través de pequeñas incisiones en el abdomen. En general, se trata de un método seguro y eficaz, con un tiempo de recuperación e incorporación al trabajo en breve.

En determinados casos en donde los pacientes presenta un estado de salud delicado con multiple comorbilidades, puede sugerirse una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Este método consiste en introducir un tubo con una cámara en el tubo digestivo para localizar los cálculos y extraerlos. Aunque se trata de una opción más invasiva, puede ser eficaz, aunque existe un mayor riesgo de complicaciones.

¿Cómo pueden prevenirse los cálculos biliares?

El lograr evitar el dolor, las molestias y las complicaciones asociadas a los cálculos biliares es clave. Uno de los enfoques más fiables para la prevención es mantener un peso saludable. El sobrepeso o la obesidad son marcadores que aumentan las probabilidades de desarrollar cálculos biliares, por lo que adelgazar mediante una dieta equilibrada y ejercicio regular cotidiano consiguen reducir drásticamente el riesgo de piedras en la vesícula biliar.

Además, incorporar a la dieta alimentos ricos en nutrimentos, como frutas, verduras frescas y cereales integrales, suele ayudar a impedir la formación de cálculos biliares, al mantener una digestión saludable y controlar los niveles de colesterol en la bilis es lo fundamental.

También, es importante mantenerse hidratado. Consumir cantidades suficientes de agua y otros líquidos puede ayudar a eliminar toxinas y obstruir la acumulación de colesterol y otros materiales en la vesícula biliar, evitando así la formación de cálculos biliares. También se recomienda limitar la ingesta de bebidas alcohólicas y azucaradas para mantener bajo control los niveles de hidratación y evitar la concentración para la formación de los cálculos biliares.

Además de estos cambios en el estilo de vida, varios estudios de peso científicos indican que tomar suplementos y hierbas medicinales podría ayudar a evitar los cálculos biliares. Por ejemplo, tomar suplementos de magnesio o darse un festín de alimentos ricos en magnesio, como frutos secos, semillas y verduras de hoja verde, podría disminuir el riesgo de formación de cálculos biliares.

Asimismo, se fundamenta que el cardo mariano, la raíz de diente de león y la cúrcuma refuerzan el funcionamiento saludable de la glándula hepática y la vesícula biliar, evitando así la formación de cálculos biliares. No obstante, es aconsejable consultar a un profesional sanitario local antes de consumir suplementos o hierbas para prevenir los cálculos biliares, ya que pueden interactuar con otros medicamentos o producir efectos secundarios indeseables.

Conclusión

Para terminar con el artículo, las piedras en la vesícula son una afección frecuente que puede causar diversos síntomas, desde molestias leves hasta dolor intenso e infección. Aunque la extirpación quirúrgica a través de la colecistectomía, suele recomendarse a quienes presentan síntomas graves o complicaciones, las medidas de prevención, como mantener un peso y una dieta saludables, también pueden ser eficaces para reducir el riesgo de formación de litos biliares.

Es importante buscar atención médica local si sospechas que puedes tener cálculos biliares, ya que un diagnóstico y tratamiento precoces pueden evitar complicaciones mayores. Recuerda consultar siempre a tu médico para obtener asesoramiento personalizado y opciones de terapias.

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad