Sistema biliar. Funciones, enfermedades y tratamientos – Todo lo que necesitas saber del sistema biliar.

Sistema biliar.

Un saludo cordial y bienvenido al artículo del blog informativo de salud digestiva, es tema candente la revisión al sistema biliar, él es un componente vital del aparato digestivo que desempeña un papel clave en los procesos de eliminación de residuos y absorción de grasas del organismo. El sistema biliar está compuesto por el hígado, la vesícula y los conductos biliares, éste intrincado sistema se encarga de producir, transportar, almacenar, concentrar y secretar la bilis al intestino, un líquido amarillo verdoso que ayuda a la digestión.

En este artículo exploraremos las funciones, enfermedades y tratamientos asociados al sistema biliar, proporcionándote todo lo que necesitas saber para tu desarrollo personal sobre esta parte crucial del cuerpo humano y mantener una actitud proactiva en respuesta a las manifestaciones en busqueda de atención médica oportuna.

Desde la producción y función de la bilis hasta trastornos comunes como la formación de los cálculos biliares y las piedras del conducto biliar común, lo cubriremos todo. Llego el momento de una taza de té verde y, a disfrutar de una lectura fresca por estar «escrito por personas, para personas» sumerjámonos y aprendamos más sobre el sistema biliar.

Sistema biliar. ¿Qué es la estructura biliar?

Vamos a realizar un análisis dé cómo el tubo digestivo está equipado con un mecanismo crucial que ayuda a descomponer las grasas: el sistema biliar. Esta intrincada red está formada por el hígado, los conductos biliares y la vesícula, cada uno con una función especial en la digestión de los alimentos.

Al segregar bilis, las células hepáticas eliminan los residuos toxicos y emulsionan las grasas, mientras que las sales biliares absorben y procesan las grasas. Sín este sistema eficaz, nuestro organismo sería incapaz de absorber y utilizar eficazmente los nutrimentos esenciales de los alimentos que consumimos, lo cual es vital para nuestra salud digestiva y por ende la general.

La anatomía del sistema biliar incluye el hígado, que fabrica la bilis, y el sistema o árbol biliar, una serie de conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula y, de éste al intestino delgado. La vesícula actúa como depósito y de concentración de la bilis entre las comidas y la expulsa a través de los conductos biliares hacia el intestino delgado durante la digestión.

Sistema Biliar. Funciones, Enfermedades Y Tratamientos - Todo Lo Que Necesitas Saber Del Sistema Biliar.
Definición de conducto biliar – @Diccionario de cáncer del NCI – NCI

Este sistema biliar es responsable de desechar los residuos metabólicos del hígado, así como de liberar bilis en el intestino delgado para ayudar a digerir y absorber las vitaminas liposolubles, incluidas la vitamina A, D, E y K.

Varias cuestiones relacionadas con el sistema biliar pueden causar una amplia gama de problemas de salud y afectar a la digestión. Problemas como los cálculos biliares y los litos del conducto biliar común pueden provocar inflamación de la viscera biliar, obstrucción del conducto biliar común y otras complicaciones. Por tanto, comprender las funciones del sistema biliar, su anatomía y los trastornos asociados es vital para mantener una buena salud digestiva y evitar problemas de salud graves.

Producción y función de la bilis

Las células hepáticas se encargan de producir un compuesto, formado por productos de desecho, colesterol y sales biliares, que es esencial para la correcta digestión y eliminación de residuos en el organismo. En concreto, las sales biliares son fundamentales para emulsionar y absorber las grasas durante la digestión, descomponiendo las moléculas de grasa grandes en otras más pequeñas, para que las enzimas puedan procesarlas posteriormente.

Si faltaran estas sales, el organismo tendría dificultades para digerir y absorber las grasas, lo que podría acarrear graves consecuencias para la salud, como desnutrición y diarrea crónica.

El sistema biliar se encarga de transportar, almacenar, concentrar y secretar la bilis en el duodeno durante la digestión. La vesícula biliar cumple las funciones de almacenar, concentrar la bilis entre comidas, y ésta se impulsa a través de los conductos biliares hasta el intestino cuando es necesario.

Además, el sistema biliar ayuda a drenar las toxinas del hígado, contribuyendo al proceso natural de desintoxicación del organismo. Por consiguiente, la producción de bilis y sus funciones son esenciales para mantener un sistema digestivo sano y el bienestar general.

Anatomía del sistema biliar

La anatomía del sistema biliar comprende el hígado, la vesícula y los conductos biliares. El hígado, el órgano más grande del sistema, fabrica un líquido llamado bilis que se almacena y se concentra en la vesícula biliar. Los conductos biliares unen el hígado y la vesícula biliar con el tubo digestivo. El sistema es crucial para digerir los nutrimentos y eliminar los productos de desecho del organismo. Dominar la anatomía de este sistema es esencial para diagnosticar y tratar los problemas biliares.

El hígado es un órgano polifacético formado por lóbulos, lobulillos y hepatocitos. Se divide en lobulos (porciones) derecha e izquierda, mientras que los lobulillos son los pequeños componentes que componen el hígado. Los hepatocitos son las células primarias del hígado y desempeñan un papel importante en la producción de bilis.

Debajo del hígado se encuentra el pequeño saco llamado vesícula, donde se almacena y concentra la bilis producida por el hígado. Los conductos biliares son tubos que conectan el hígado y la vesícula con el intestino delgado. Las anomalías en esta anatomía pueden provocar graves problemas médicos.

El sistema biliar es responsable de la creación, transporte y almacenamiento de la bilis. Este líquido es una mezcla compleja que ayuda a digerir las grasas. El hígado genera la bilis, que se aloja en la vesícula. Una vez que los alimentos entran en el intestino delgado, la vesícula se contrae y la bilis se descarga desde los conductos biliares al intestino delgado. La anatomía del sistema biliar es de gran importancia en la producción y conducción de la bilis.

El sistema biliar es susceptible de sufrir una amplia selección de trastornos, como cálculos biliares e infecciones del tracto biliar. Estas afecciones pueden causar dolor, irritación y obstrucción del flujo biliar. Conocer la anatomía del sistema biliar es importante para diagnosticar y tratar estos problemas.

Las pruebas de imagen, como ecografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, pueden ayudar a identificar irregularidades en el sistema biliar. Las alternativas de tratamiento varían en función del trastorno, pero pueden incluir medicamentos, cirugía o cambios en el estilo de vida.

Sistema Biliar. Funciones, Enfermedades Y Tratamientos - Todo Lo Que Necesitas Saber Del Sistema Biliar. (Vesícula Biliar)

Trastornos y tratamientos del sistema biliar

El sistema biliar desempeña un papel esencial en la salud de una persona, afectando a su calidad de vida. Entre los trastornos comunes del sistema se encuentran la formación de cálculos biliares, la obstrucción biliar y la colecistitis. Quienes padecen estas dolencias suelen experimentar malestar abdominal, náuseas, vómitos y fiebre.

Los cálculos biliares, el trastorno más frecuente del sistema biliar, afectan a millones de personas al año. Se forman cuando la bilis de la vesícula tiene demasiado colesterol o bilirrubina, lo que da lugar a depósitos endurecidos. El tratamiento de estos cálculos puede incluir medicación para disolverlos o la extirpación de la propia vesícula.

En algunos casos, pueden surgir complicaciones como ictericia y pancreatitis por trastornos del sistema biliar, que requieren hospitalización o cirugía. Los planes de tratamiento también pueden incluir ajustes dietéticos y del estilo de vida, como reducir la ingesta de grasas y aumentar la actividad física.

Sistema Biliar. Funciones, Enfermedades Y Tratamientos - Todo Lo Que Necesitas Saber Del Sistema Biliar. (Vesícula Biliar)

Es esencial comunicar inmediatamente cualquier síntoma de trastornos del sistema biliar a un profesional médico de la urbe, ya que el diagnóstico y el tratamiento precoces son fundamentales para evitar complicaciones graves.

 

Los cálculos biliares

Los cálculos biliares, una afección frecuente del sistema biliar, son piezas firmes y pequeñas que se acumulan en la vesícula. Pueden estar compuestos de colesterol, bilirrubina o sales biliares y pueden inducir la inflamación de la viscera biliar, también conocida como colecistitis aguda. Aunque algunos pueden no sentir ningún síntoma, otros pueden sufrir dolor abdominal intenso, náuseas y vómitos.

El tratamiento de los cálculos biliares puede incluir una intervención medicamentosa, litotricia u operación, según la gravedad. Además, los cambios en el estilo de vida, como mantener un peso saludable y abstenerse de alimentos ricos en grasas, pueden ayudar a evitar la formación de cálculos biliares.

Los cálculos del conducto biliar común, otra dolencia del sistema biliar, se producen cuando un cálculo biliar sale de la vesícula y obstruye el sistema biliar común. Esto puede provocar una acumulación de bilis en el hígado y causar síntomas como dolor abdominal, fiebre e ictericia (coloración amarillenta de la piel, escleras de los ojos, seguido de prurito o comezón).

Las opciones de tratamiento de los cálculos del conducto biliar común incluyen la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), procedimiento en el que se introduce un tubo con una cámara en el sistema biliar para extraer los cálculos, o la cirugía. Es esencial buscar atención médica pronto si se experimenta cualquier síntoma de cálculos biliares o piedras en el conducto biliar común, ya que pueden provocar:

  • Complicaciones.
  • Enfermedades graves.
  • Efectos a largo plazo, al no ser tratada.

Cálculos comunes en las vías biliares

Dolor abdominal, irradiación a la espalda o los hombros, náuseas, vómitos, fiebre y escalofríos son signos reveladores de un trastorno común: la presencia de cálculos en las vías biliares. Sin tratamiento, las consecuencias pueden ser graves e incluir ictericia, pancreatitis y sepsis.

El diagnóstico se realiza mediante pruebas de imagen, como ecografía y TC, mientras que la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) ofrece la posibilidad tanto de diagnóstico como de tratamiento. Durante el procedimiento, se introduce un tubo flexible con una cámara en el extremo a través de la garganta hasta el intestino delgado.

Se inyecta un colorante en el sistema biliar y los cálculos pueden verse en una radiografía. En algunos casos, la extracción de los cálculos puede realizarse durante el mismo procedimiento. Si experimentas alguno de los síntomas anteriores, es importante que acudas rápidamente al médico para evitar complicaciones y recibir el tratamiento adecuado.

Conclusión

Cómo punto final, el sistema biliar desempeña un papel vital en nuestro aparato digestivo al producir y almacenar bilis, que ayuda a la absorción de las grasas. Sin embargo, trastornos como los cálculos biliares y los cálculos del sistema biliar común pueden causar complicaciones y molestias.

Es importante buscar atención médica local si experimentas síntomas relacionados con estas afecciones. Con el tratamiento y los cuidados adecuados, el sistema biliar puede seguir funcionando correctamente y ayudar a mantener nuestra salud y bienestar generales. Recuerda cuidar de tu aparato digestivo, y él cuidará de ti.

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad