Vesícula y gastritis. Causas, síntomas y tratamiento.

Vesícula y gastritis.

Bienvenido navegante online al blog de salud digestiva, apreciamos el tiempo, por ello directo al tema concerniente, en el artículo es necesario definir estos dos vocablos. La vesícula y gastritis. Dos términos médicos de distintas afecciones frecuentes que compremeten la salud digestiva, afectan a millones de personas en todo el mundo.

La vesícula biliar, también conocida en el ambito cotidiano como enfermedad de la vesícula está «escrita por personas, para personas», y ésta se produce cuando la misma se inflama e infecta. A su vez, que la gastritis es un padecimiento en la que se irrita la pared interna o el revestimiento del estómago.

Así qué es momento de inspirar profundo y sostener el aire por 4 segundos y luego expirar suavemente, esté ejercicio se repite por 4 (cuatro) ocasiones y lograr mejorar la oxigenación cerebral y permitir una mejor concentración neuronal, para el dasarrollo mpersonal, lo cual va a mantener una actitud proactiva y hacerle batalla a la autovaloración y a la automedicación, lo que retrasa ostensiblemente la ayuda médica a través de la red sanitaria pública o privada. Ahora a sentarse con la columna ergida y a disfrutar de ésta lectura fresca para mejorar tu salud mental y física.

Vesícula y gastritis. Causas, síntomas y tratamiento.

Existen varios acontecimientos de presentación de vesícula y la gastritis. En el caso de la vesícula biliar, la causa principal de inflamación e infección es por la formación y obstrucción de cálculos biliares. Estos litos se forman cuando hay una cantidad excesiva de colesterol, bilirrubina o sales biliares en la bilis, lo que puede provocar una inflamación de la vesícula denominada colecistitis aguda. 

En el caso de la gastritis, la causa principal es el daño del revestimiento del estómago. El deterioro puede deberse a diversos factores, como el consumo excesivo de alcohol, el uso prolongado de ciertos medicamentos como la aspirina o el ibuprofeno, corticosteroides, antibióticos, la infección crónica por Helicobacter pylori (H. pylori) o el mal global llamado estrés.

Síntomas

Los indicios de la vesícula y la gastritis son diferentes y propios de cada afección. En el caso de la vesícula, los manifestaciones más frecuentes son dolor abdominal intenso sordo que suele localizarse en la parte superior derecha del abdomen, náuseas, vómitos, fiebre e ictericia.

Por otro lado, las señales de la gastritis incluyen náuseas, vómitos, dolor abdominal tipo urente en el área central superior, hinchazón y pérdida de apetito. En casos graves, puede provocar vómitos o heces negruzcas por la lesión con sangrado digestivo alta a nivel del estómago y al transitar por el intestino delgado se produce la digestión sanguinea, lo que determina la coloración característica de brea en las deposiciones. 

Vesícula Y Gastritis. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

Opciones de terapéuticas

Las opciones de terapias para la vesícula y la gastritis dependen de la gravedad de la afección y de la causa subyacente. Así, para la viscera biliar, la opción de procedimiento más frecuente es la cirugía para extirpar la vesícula. La intervención quirúrgica se denomina colecistectomía y se realiza por vía laparoscópica mínima invasiva, lo que implica hacer pequeñas incisiones en el abdomen. Si los cálculos biliares son pequeños o único, a veces pueden disolverse con medicamentos por vía oral como el ácido ursodesoxicólico.

Vesícula Y Gastritis. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

En el caso de la gastritis, el régimen dependerá de la causa subyacente. Si la gastritis está causada por una infección por H. pylori, se prescribirán antibióticos y medicamentos antiácidos para reducir los niveles de ácido gástrico. También se recomienda evitar el alcohol, tabaco, los alimentos picantes y ácidos como las gaseosas.

Consejos de prevención

Prevenir siempre es mejor que curar, y las siguientes sugerencias pueden ayudar a prever de la enfermedad de la vesícula y la gastritis:

  1. Cuida tu dieta.
    Evita consumir alimentos ricos en grasas trans, alimentos procesados y ahumados o en escabeche, que pueden desencadenar la aparición de gastritis. Para la vesícula, es esencial mantener un peso saludable y evitar la pérdida rápida de peso.
  2. Mantente hidratado.
    Beber mucha agua y evitar la deshidratación puede ayudar a prevenir la formación de cálculos biliares como las piedras renales, que pueden provocar problemas en la vesícula o en el riñon respectivamente. Se recomienda beber 2 litros de agua aromática, de preferencia de boldo para la mejora hepática y de la función de la viscera biliar.
  3. Reduce el estrés.
    El estrés puede hacer que el estómago produzca más ácido clohidrico o gástrico, lo que provoca gastritis. Práctica actividades que reduzcan el estrés, como el caminar, trotar, montar en bicicleta, yoga o la meditación. 
  4. Deja de fumar.
    El fumar irritar la mucosa del estómago y aumentar el riesgo de gastritis, hipertensión arterial (HTA), aterosclerosis (daño de las arterias), infarto agudo de miocardio (IAM), cáncer de pulmón. 
  5. Evita el alcohol.
    El consumo de alcohol provoca gastritis. Por ello, evita el alcohol. El alcohol daña tanto al hígado, a la vesícula biliar como el revestimiento del estómago, provocando vesícula inflamada y gastritis respectivamente.

Vesícula Y Gastritis. Causas, Síntomas Y Tratamiento.

Conclusión

En síntesis, la vesícula y gastritis son dos afecciones médicas frecuentes por irritación que pueden tener graves consecuencias para la salud. Las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento de cada afección son únicos y diferentes.

Las medidas preventivas como mantener una dieta sana, hidratarse, reducir el estrés, dejar de fumar, evitar el alcohol y realizar ejerccios regularmente puede ayudar mucho a prevenir la aparición de estas afecciones vesícula inflamada y gastritis. Consulta siempre a un profesional médico de confianza de la localidad para obtener un diagnóstico y un procedimiento adecuados.

Saludo cordial y hasta el próximo post …

Dr Jorge Delgado Cirujano. Salud Digestiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio Web utiliza cookies.    Más información
Privacidad